Este encuentro tiene como finalidad estimular a los grupos folclóricos huilenses que interpreten el aire autóctono del Rajaleña en sus diferentes tonadas.

El conjunto rajaleñero debe estar integrado como mínimo por seis (6) personas.Para los grupos infantiles participantes los niños deben tener máximo trece (13) años y también debe estar conformado como mínimo por seis (6). Su presentación se realiza con el traje típico huilense.

EL RAJALEÑA:


El Rajaleña fue el antiguo canto de los peones de las viejas haciendas del Huila y en él se utilizaban el coplerío regional y una tonada de gran originalidad. Fueron copias improvisadas y de burla a sus compañeros para amenizar el trabajo. Provenientes de las regiones huilenses de norte y centro del departamento.El apelativo de rajaleña procede de la idea de rajar (hablar) de la humanidad, comentar asuntos penosos del compañero con quien se enfrenta, vencer, sujetar, dominar al adversario con una estrofa más diciente, mejor elaborada y de mayor contenido picaresco.
El Rajaleña pertenece al género de trovas en cuanto a la copla y a las danzas en razón de las tonadas. Las coplas son de origen español y según el departamento recibe su nombre, por ejemplo:En Antioquia y el viejo Caldas: Trova; en los Llanos Orientales: Contrapunteo; en los Santanderes: Torbellino; en Boyacá: Guabinas; en la Costa Atlántica: Piquerías y en el Huila: Rajaleñas.
El Rajaleña como forma popular de expresión de las gentes de las zonas rurales del Huila, difiere de las formas folclóricas de otras regiones del país en la singularidad de su organología que adopta instrumentos procedentes de diversas culturas y crea otros de especiales cualidades sonoras.
De procedencia europea tenemos la guitarra, el tiple y el requinto son trasunto de la influencia que sobre la cultura española, tuviese la invasión por los pueblos islámicos del norte de África. Lo son también de acuerdo a determinados tratadistas los membranófonos como La Tambora, derivada del atabal de guerra y uno que en su adaptación huilense , La Puerca o Marrana, es consecuencia de la zambomba usual en España y Portugal.
Entre los autóctonos que demuestran la alta creatividad de nuestro pueblo están:
El Cien patas, elaborado en dos o tres artejos largos de caña de guadua.
El Chucho, alfandoque o huasá, es un tarro de guadua de cinco a siete centímetros de grosor, al cual le introducen piedritas o semillas.La esterilla, compuesto por segmentos de caña unidas entre si.
El Carángano, es una caña de guadua de tres metros a la cual de uno de los costados, se lo han levantado cuando estaba recién cortada, bajo los cuales introducen dos cejuelas de madera.Es probablemente la más auténtica de las manifestaciones musicales del folclor del Huila, conservado y enriquecido por el esfuerzo de una larga serie de conjuntos pertenecientes a zonas rurales y comunidades urbanas ubicadas en diversos municipios.

Entre los grupos folclóricos del departamento que interpretan el Rajaleña están:
Cantar Popular, Aires de Peñas Blancas, Aires de Piedra Pintada, Los Hijuelapos, Aires del Pitojui, Cucamba Guagueña, Los copleros del Palmar y se vincula con mucha frecuencia desde Prado (Tolima) el Grupo "Palo parao" de "Pajaro y Matraca" entre los más importantes.